La vida del niño o niña está en peligro si hace muchas deposiciones líquidas en el transcurso de una hora o si hay sangre en las heces (popó). Es preciso solicitar ayuda inmediata a un profesional de la salud capacitado.

Los padres deberían solicitar ayuda de un profesional de la salud capacitado de inmediato si el niño o niña:

  • hace varias deposiciones líquidas en el transcurso de una hora
  • presenta sangre en las heces
  • vomita con frecuencia
  • tiene fiebre
  • tiene mucha sed
  • no quiere beber
  • se niega a comer
  • tiene los ojos hundidos
  • parece cansado o aletargado
  • lleva varios días con diarrea.

Si el niño o niña presenta cualquiera de estos síntomas, es preciso solicitar la ayuda de profesional de la salud capacitado urgentemente. Entretanto se le deberá administrar una solución de sales de rehidratación oral y otros líquidos, además de zinc.

Si el niño o niña hace varias deposiciones acuosas en una hora y vomita, existe motivo para alarmarse; podrían ser indicios de cólera. El cólera puede matar a un niño o niña en cuestión de horas. Es preciso solicitar ayuda médica de inmediato, mientras se sigue dando al niño o niña la solución de sales de rehidratación oral y zinc.

  • El cólera puede propagarse por la comunidad rápidamente a través de agua o alimentos contaminados. El cólera suele darse en situaciones de aglomeración o en las que el saneamiento es precario.
  • A continuación figuran cuatro medidas que se pueden adoptar para detener la propagación del cólera o la diarrea:
  • Lavarse siempre las manos con agua y jabón o un sustituto como ceniza y agua, después de defecar, de haber estado en contacto con heces, después de manipular y preparar alimentos, antes de comer y antes de alimentar a niños y niñas.
  • Desechar todas las heces, en especial las de los bebés y los niños y niñas de corta edad en una letrina o retrete, o enterrándolas. Desinfectar los lugares que hayan estado en contacto con las heces.
  • Emplear agua potable salubre.
  • Lavar, pelar o cocinar todos los alimentos.

Los profesionales de la salud capacitados y los centros de salud deberían impartir información clara a familias y comunidades acerca de los riesgos que representan la diarrea y el cólera y de las medidas que deben adoptarse cuando sobrevenga cualquiera de estas enfermedades.